Hoy quiero hablar de los orígenes del Bulldog Francés, que se remontan ni más ni menos que a la década de 1850. Sus inicios se hallan en Inglaterra, con el Bulldog Inglés, descendiente de las razas de tipo mastiff. Los Bulldog Ingleses eran populares hacia el siglo XVIII y los deportes de presa en los que participaban toros, osos y tejones eran importantes fuentes de entretenimiento entre la clase popular.

doggy club madrid
  • facebook
  • twitter

La gente era mayoritariamente pobre y carecía de cultura, y la crueldad hacia los animales y entre un animal y otro era muy común (hoy en día vemos que queda aún esa incultura con muchos mamarrachos que maltratan a sus perros y los hacen pelear con otros).

En 1835, cuando las peleas entre animales fueron abolidas en Inglaterra, el Bulldog Inglés era considerado como un símbolo de valentía y resistencia.

Los aficionados a este tipo de raza se comenzaron a diversificar: para tener perros más rápidos y ágiles, un grupo cruzó los suyos con algunas de las razas Terrier, cuyo resultado son los llamados Bulldog Terrier y Staffordshire Bull Terrier. estos cruces eran ideales para peleas entre perros, que aunque estaban prohibidas se seguían practicando.

Otro grupo de aficionados que no estaban interesados en este tipo de actividad, comenzó a criar un Bulldog de pequeño tamaño que pesaba un mínimo de 7,3 kg pero no más de 11,8 (el mío pesa 16kg, ya sabía yo que era demasiado grande :)) No sólo existía una gran diferencia de pesos entre estos perros, sino que también diferían en su conformación: algunos ejemplares tenían las orejas “rosas” o tiesas, otros tenían el dorso largo o de patas largas y, otros, tenían la cara chata o el hocico largo. Estos canes fueron acogidos por la clase obrera del país, aunque no tuvieron mucho éxito.

A medida que avanzó la revolución industrial en Inglaterra, los artesanos, y en particular los encajeros y otros que realizaban trabajos manuales, se llevaron consigo sus habilidades y sus perros a Francia, donde pudieron seguir desempeñando sus oficios. Los criadores de Bulldog Inglés se mostraron felices de que los Bulldog de pequeño tamaño abandonasen el país, y con el tiempo se extinguió la raza en las Islas Británicas.

doggy club madrid
  • facebook
  • twitter

Hacia finales del siglo XIX, el Bulldog Francés era lo suficientemente popular en Francia y fue exportado de nuevo a Inglaterra. Mr. George Krehl se convirtió´en un gran defensor de esta raza e importó a Inglaterra muchos de estos perros conocidos como “orejas de murciélago”. Durante esta época los franceses redactaron el primer estándar para la raza que se parece mucho al actual.

Cuando los estadounidenses ricos viajaban a París, a finales del siglo XIX, quedaban encantados con este pequeño perro que podían ver en los bulevares de la capital francesa, ya que no había visto estos ejemplares en EE.UU. Se exportaron a Estados Unidos hacia 1890 donde un grupo de aficionados estadounidenses los criaban manteniendo constantes su talla y tipo.

A partir de este momento esta raza fue aceptada por el American Kennel Club, donde se hizo la primera exposición autorizada de Bulldogs Francés, a la que asistió gente de la alta sociedad estadounidense que se quedaron encantados con esteos canes.

A partir de este momento se empezaron a exportar a Estados Unidos y, poco a poco se fueron mejorando, creando un animal que marca la diferencia: “si busca un perro activo, que corra a su lado mientras usted va en bicicleta o uno que se quede solo en casa todo el día, éste no será el perro adecuado para usted; pero una vez tenga un Bulldog Francés y le abra su corazón será fiel a la raza toda su vida” (M.P.Lee)

Pin It on Pinterest

Share This